martes, 27 de agosto de 2013

UN DETALLE EN EL PLATO DE TUS INVITADOS...


 Las mesas bonitas y puestas con encanto son mi debilidad y pienso que si además van acompañadas de un pequeño regalo sorpresa para cada comensal, consigues que tus invitados siempre tengan palabras de alabanza sobre tus celebraciones.

 Los materiales que se necesitan para llevar a cabo esta idea son muy sencillos y además ayudamos con la labor de "reciclaje". Sólo necesitamos unas tijeras, un tubo de cartón de cualquier rollo de papel higiénico que se haya terminado, papel crepe o seda, cinta de doble cara, alguna cinta o lazo y unos cuantos caramelos o gominolas.





 Ya sólo nos queda adornarlo con una etiqueta relacionada con la celebración, o como yo tengo pensado, poniendo el nombre de cada invitado para que además de tener su regalo personalizado, sirva para saber donde debe sentarse en la mesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada